You are here:   Home NOTICIAS Las enfermedades de los pies

Las enfermedades de los pies

E-mail Imprimir PDF
16919
Votar!

El 50% de los problemas en los pies se debe al calzado ¿Se acuerda alguna vez de sus pies? Es posible que sólo lo haga cuando le duelen. Sin embargo, los pies son la parte de nuestro cuerpo que más trabaja y que sufre el desgaste de soportar todo nuestro peso. Pie plano, cavo, callos, juanetes o pie de atleta son algunos de los trastornos más frecuentes del pie.

La Asociación Española de Medicina y Cirugía del Pie asegura que éstos afectan al 70% de la población española. Gran parte de estos problemas están causados por el calzado, y muchos de ellos pueden prevenirse. Conozca cómo hacerlo de la manera adecuada.

Cimientos del cuerpo

Además de mantener el cuerpo en posición bípeda, los pies realizan otras funciones como la de amortiguación y bombeo para el correcto retorno venoso de la sangre. “Absorben las vibraciones que se producen en cada paso, al mismo tiempo que facilitan la irrigación sanguínea”, explican en el Colegio de Podólogos de Aragón.
Esto hace que sean elementos fundamentales de los sistemas locomotor y cardiovascular del cuerpo. Toda la atención que les podamos dar es poca, y más si tenemos en cuenta que su gran capacidad de adaptación hace que padezcan en silencio y que sus posibles afecciones no se manifiesten hasta que ya están en una edad avanzada.
“Los podólogos solemos comparar los pies con los cimientos de los edificios, ya que sustentan todo el cuerpo y cualquier alteración en el pie puede afectar a la columna, cadera, rodillas y articulaciones, que son imprescindibles para hacer una vida normal”, explica José Luis Muñoz Álvarez, presidente del Colegio de Podólogos de Castilla y León.
No debemos olvidar que los zapatos llegan, en algunos momentos, a ejercer presiones sobre puntos del pie totalmente antinaturales. De hecho, un estudio realizado por el Servicio de Reumatología del Hospital del Mar, en Barcelona, observó que la mitad de los pacientes tratados calzaba un número menos que el que les correspondía, lo que provocaba la aparición de durezas y callos en las partes blandas del pie y trastornos al caminar. “Se podría decir que un 50% de los problemas de los pies son por causa del calzado”, dice Muñoz Álvarez.


Afecciones comunes

Pie plano

Una de las alteraciones de esta parte del cuerpo más conocidas es el pie plano. Su aparición se debe a la ausencia o disminución del arco longitudinal sobre el cual se realiza el apoyo. Los síntomas más frecuentes son el dolor en el pie y que el talón se inclina lejos de la línea media del cuerpo, más de lo usual. “Este es uno de los problemas más habituales en los niños, que se agrava muchas veces por posturas inadecuadas y por lo poco que caminan los críos hoy en día, lo que hace que no se fortalezca la musculatura plantar”, asegura Muñoz Álvarez. “También influye el abuso de la utilización de zapatillas, alpargatas de lona y las ojotas playeras, que estàn tan de moda entre las jovencitas, y que al dejar al pie sin contención, no sòlo lo va deformando con los años, sino que lo hace crecer. Chicas que el año pasado calzaban 41, este año calzan 42 y hasta un 43 por el uso indebido de este tipo de calzado”, agrega.
En la actualidad, se acepta que el pie plano flexible, aquél que no genera molestias y al que se ha descartado mediante un examen físico cuidadoso la existencia de anormalidades importantes, no requiere tratamiento. Por el contrario, el pie plano rígido o doloroso requiere de un tratamiento ortopédico. “La confección de plantillas será la principal elección una vez explorado el paciente”, asegura Muñoz Álvarez. “Si es un pie plano infantil con poca musculatura, el tratamiento también tiene que complementarse con la realización de ejercicio. Y en los casos más graves se precisa la intervención quirúrgica”, añade.

Pie cavo

El pie cavo es lo contrario del pie plano. Se presenta cuando el arco que va desde los dedos del pie hasta el talón está demasiado elevado. También es un motivo frecuente de consulta, sobre todo en edad escolar a partir de los 4 años. Es mucho menos común que el pie plano y puede estar asociado con condiciones ortopédicas o neurológicas anormales, o con una enfermedad neuromuscular que provoca cambios en el tono muscular. “También puede ser un problema hereditario, al igual que el pie plano”, comenta el experto. Tiende a ser más doloroso que el pie plano, debido a que se ejerce más presión en la parte del pie que queda entre el tobillo y los dedos de los pies.
Este tipo de pie puede causar una discapacidad significativa y puede hacer difícil encontrar zapatos apropiados. “Para tratarlo, se incluyen modificaciones ortopédicas en los zapatos, como la inserción de un arco y una plantilla de soporte, y se recomiendan una serie de ejercicios específicos. Esto puede aliviar el dolor y mejorar los problemas para caminar”, señala el experto. En los casos leves, el calzado apropiado y los soportes para el arco pueden brindar un excelente alivio. Sólo en casos severos se opta por la cirugía para aplanar el pie.

Dolor y callos

En la edad adulta, uno de los motivos de consulta más comunes en los consultorios de los podólogos es el dolor del talón del pie. Muchas veces empieza sin una lesión aparente y se siente debajo del talón, generalmente cuando uno está de pie o caminando. Una inflamación del tejido que conecta la planta del pie y el hueso del talón es la causa más común de este dolor. Muchos casos se mejorarán a través de sencillos cuidados, dicen los especialistas consultados.
“El dolor del talón, como en general todos los problemas del pie, debe abordarse siempre a través de medidas conservadoras y, si esto fracasa, a través de procedimientos quirúrgicos”, señala Ángel Orejana García, podólogo de la Clínica Universitaria de Podológica y profesor de Podología de la Universidad Complutense de Madrid. “Cuando existe dolor en el pie y el componente de ese dolor es fundamentalmente mecánico, el tratamiento de elección es la ortopedia, utilizando plantillas y mejorando las características del calzado para controlar el dolor. Se puede ayudar de fisioterapia o de antiinflamatorios, pero la base la constituye la ortopedia. Si esto fracasara, se actuaría quirúrgicamente.”
Otro de los problemas más comunes en los pies son los callos, durezas de color amarillento que aparecen en los dedos del pie. Se producen como consecuencia de la presión ejercida en la piel de los pies. Suelen aparecer en la zona en la que el dedo roza el zapato u otro dedo, cuando los huesos del pie están apretados contra el zapato o cuando dos huesos están apretados juntos. Los lugares más comunes donde se encuentran los callos son el dedo gordo y el quinto dedo. Se aconseja a las personas con tendencia a padecer este tipo de afecciones que compren un número más de calzado.
Los callos pueden causar gran incomodidad y dolor. El tratamiento puede incluir la colocación de almohadillas en la zona del callo para aliviar las presiones de los huesos y el uso de calzado más holgado y cómodo para evitar el roce. “También es importante encontrar la causa por la que se han producido, como por ejemplo alteraciones en la forma de andar o en la mecánica del pie”, explica Orejana García. En algunas ocasiones, la cirugía es necesaria para eliminar una protuberancia del hueso que está causando un callo. Para evitar la aparición de callos, los especialistas aconsejan comprar zapatos que calcen adecuadamente, preferentemente de tipo artesanal.
Los callos aparecen muy frecuentemente en las personas mayores. De hecho, un estudio realizado este año en 3.925 personas, con una media de 71 años de edad acogidas al programa de termalismo del Instituto de Migraciones y Servicios Sociales (Imserso), reveló que el 61,8% de los pacientes sufría callos o durezas dolorosas y el 48,2% padecía juanetes. El estudio también indicó que más del 90% de los mayores de 65 años sufren algún tipo de dolencia en los pies. La pérdida de la capacidad de movimiento, agravada en muchos casos por la obesidad, el escaso tiempo en la consulta y la falta de costumbre de ir al podólogo explican esta alta incidencia. “En los ancianos, también son muy comunes los problemas relacionados con la sequedad cutánea, las uñas muy engrosadas, el dolor ortopédico y la artrosis en los pies”, señala Orejana García.
Similares a los callos son las verrugas, que aparecen en la planta del pie y que se diferencian de los callos en que crecen hacia dentro. La verruga no puede crecer hacia fuera debido al peso que se ha puesto cuando uno está de pie. Aparecen con más frecuencia en los jóvenes y son muy contagiosas.

El pie de atleta

Hasta el 70% de la población padecerá en algún momento de su vida el pie de atleta, una infección por hongos a la que no se le suele prestar la suficiente atención. Normalmente suele hablarse de “hongos en los pies”, lo que minimiza la importancia de esta enfermedad que no suele verse como tal. Puede desarrollarse por hongos ya presentes en los pies o bien por contagios de hongos procedentes de otras personas. Por ello, hay que tener especial cuidado para evitar andar descalzo en piscinas, playas o gimnasios.
Según los expertos, el calor, la humedad y el roce son los principales factores que predisponen a la infección. Por esta razón, suele aparecer en personas con sudor excesivo en los pies o que utilizan un calzado cerrado y calcetines que no transpiran. También es frecuente entre deportistas y personas que desempeñan trabajos en los que pasan muchas horas de pie o andando.
Más del 78,5% de los casos se produce en verano, según un estudio español desarrollado en 2001 en las consultas públicas y privadas de 130 dermatólogos españoles. Por eso, los expertos recomiendan extremar la higiene durante el periodo estival e intentar utilizar sandalias o calzado abierto, que facilita la transpiración. También se sabe que torno al 70% de los afectados practica regularmente algún deporte o ejercicio físico intenso. Los adolescentes y jóvenes son uno de los grupos más vulnerables y, de hecho, el 71% de los afectados son varones de entre 15 y 35 años, según el mismo estudio. Esto se debe al uso continuado de calcetines y de calzado deportivo.

Miércoles, 13 de Mayo de 2009 17:11 Última actualización el Lunes, 29 de Junio de 2009 15:17
 

Comentarios  

 
+1 # Mariela 16-12-2010 20:51
Considero que mi cara es reflejo del confort de mis pies, para mantenerme rozagante he llegado a usar zapatos verdaderamente horribles, o hasta muy masculinos. Hoy puedo comprarme los que quiera gracias a Inmaculada y su brillante idea de agrupar a LOS PIE GRANDE!! Ahora, ademas de comoda con mis zapatos estoy feliz de usar los que me gustan!!
Responder | Responder con una citación | Citar
 
 
0 # fernadez 22-12-2011 21:10
:lol: estoy feliz de encontrar un sitio como este para gente con pies diferentes pero mi problema es totalmente contrario tengo talle 33 y no encuentro nada para mi y es verdad es desesperante m cuesta mucho sentirme mujer asi tengo 29 años y uso calzados de chikos o grandes
Responder | Responder con una citación | Citar
 
 
0 # Mirtus 08-06-2012 18:14
:lol: Que hay de los famonos y odiados JUANETES???què se nos sugiere para tratar de frenar su deformacion.
Ademas en cuanto al pie plano en bb, como se pueden tratar a temprana edad para corregirlos al menos un poco? gracias
Responder | Responder con una citación | Citar
 
 
0 # suseth 13-07-2012 14:00
;-) a veces es difícil prevenir los callitos en los dedos ya que el día a día son zapatos de tacón alto y cerrados en vista de que el trabajo es en a calle , el mantenimiento de los pies debe ser semanal entonces para no dejar acumular la dureza
Responder | Responder con una citación | Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar